Ingredientes Para Pizzas

La pizza es sin dudas una comida que verdaderamente le gusta a todo el mundo. Puede ser debido a su fácil preparación, a las diferentes formas de cocinarla, sus infinitas variedades, o sencillamente a su sabor, que nadie resiste una porción de pizza en cualquier momento del día. A esto se suma la posibilidad de que cada persona tenga sus secretos para hacer sus pizzas más ricas.

Así, hay quienes prefieren una pizza a la piedra, muy fina y repleta de queso, mientras otros disfrutan más de una pizza más alta, de molde y al horno.

La cantidad de variables que pueden entrar en juego a la hora de preparar una pizza son prácticamente innumerables, pero sin embargo pueden darse algunas orientaciones o consejos que aporten nueva inspiración.

Básicamente, hay tres cosas a considerar al preparar una pizza: la masa, la salsa y los diferentes ingredientes que le darán el toque distinto a cada una de ellas. Por empezar, la masa: para la receta clásica se calcula medio litro de agua para un kilo de harina (aunque puede prepararse con agua o con leche en distintas proporciones para hacerla más fina o más esponjosa y da un gusto algo más suave ya que el sabor de la levadura disminuye un poco), una taza de aceite, levadura y sal a gusto.

Usar la cantidad justa de sal, el agregar levadura natural y no en polvo o aceite de oliva puede ayudar a encontrar el estilo propio. Cuando llega el momento de cocinarla, es igual de importante que lo mencionado anteriormente la superficie elegida. Si es al horno, un molde muy grueso impedirá que se cocine pareja. Si se cocina a la parrilla, la masa debe ser muy fina y si es a la piedra, la temperatura debe ser controlada atentamente.

Hay mucha gente que no se detiene a dar la importancia que la salsa merece. Contrariamente a lo que la mayoría hace, la salsa puede quedar mucho más suave si se prepara con tomates frescos hervidos, algunos dientes de ajo, cebollas y zanahorias en lugar de la salsa para pizza preparada. Cocinar la salsa a fuego lento también ayuda a templar el sabor y siempre viene bien agregarle una cucharada de azúcar para quitarle la acidez, sobre todo si la salsa no es casera.

En cuanto a los ingredientes en sí mismos, las posibilidades son inagotables: los argentinos somos especialmente creativos a la hora de decidir qué poner sobre la pizza. La tradicional pizza italiana de mozzarella ya tiene otras variantes con posición consolidada, algunas más modernas que otras.

Igualmente, preparar una rica pizza no necesariamente implica utilizar ingredientes exóticos o sofisticados sino en combinarlos de forma adecuada. Las pizzas más tradicionales en nuestro servicio de pizza party, dejando de lado la de mozzarella, son: la fugazzeta (con cebolla cocinada o cruda); jamón crudo o cocido; napolitana, con tomate, ajo y albahaca; jamón y morrones; jamon y huevo, y palmitos con salsa golf, entre otras muchas opciones que cada pizzería o cocinero aficionado se encarga de inventar según su propio gusto y creatividad.